Saltar al contenido
Tipos de

Tipos de depresión

Es normal que de vez en cuando nos sintamos tristes, desanimados o incluso de bajón. De hecho son sensaciones y sentimientos naturales y es sano sentirse así de vez en cuando.

Sin embargo no es lo mismo sentirse triste de forma puntual, que la depresión. De hecho, si estás viviendo con tristeza durante una época más o menos larga, puede que padezcas alguno de los tipos de depresión que vamos a enumerar un poco más abajo. Aún así tampoco queremos alarmarte, te recomendamos que sigas leyendo para conocer más sobre este problema 🙂

¿Qué es la depresión?

La depresión se conoce como transtorno depresivo grave y presenta ciertos síntomas comunes que interfieren en la vida diaria de la persona, impidiéndole desenvolverse con normalidad. Generalmente, la depresión afecta al sueño, a la capacidad de trabajar, estudiar, comer o disfrutar de las actividades, hobbys o pasiones con las que antes disfrutaba.

Es decir, la depresión se considera una enfermedad clínica grave, que se caracteriza por producir una sensación de malestar (o tristeza) continua y prolongada en el tiempo que interfiere en la vida de las personas que la padecen, impidiéndoles desarrollarse con normalidad.

No obstante, como recalcábamos anteriormente, existen varios tipos de depresión que pueden presentar síntomas completamente diferentes.

Sabías que...
Es importante recalcar que la depresión tiene tratamiento y puede hacer que mejore (y mucho) nuestra calidad de vida

Tipos de depresión, características y tratamiento


La depresión es una enfermedad grave que puede afectar en gran medida a la calidad de vida de las personas. No obstante, es una enfermedad más común de lo que se piensa y la padece a diario un gran número de personas a nivel mundial. El principal tratamiento contra la depresión actualmente es la fluoxetina (o más comunmente conocida por el nombre comercial del medicamento: “prozac”), que es un elevador del estado de ánimo.

Es un medicamento que sólo se recomienda tomar en los casos más graves de la enfermedad y siempre es importante acudir a un médico especialista para que nos aconseje, nos recete o nos mande el mejor tratamiento para nuestro caso. No obstante, los psicólogos han ayudado a tratar la depresión y mejorar la salud mental de las personas sin necesidad de recurrir a ningún fármaco y, por este motivo, es importante que si padeces tristeza y malestar de forma diaria, continua y durante un largo período de tiempo, acudas a un especialista en la materia.

Ejemplo de cerebros con y sin depresión

La depresión forma parte de las enfermedades capaces de alterar el estado de ánimo y afecta principalmente a nuestro bienestar, pero también a otras facetas diarias, como a nuestro apetito, nuestra líbido o deseo sexual  o nuestra relación con nuestro entorno social y amigos.

Pero existen muchos tipos de depresión y cada cual tiene sus diferentes síntomas y características, que vemos a continuación:

Depresión mayor o trastorno depresivo mayor

El trastorno depresivo mayor o conocida comunmente como depresión mayor, es la enfermedad depresiva más grave.

La característica principal de este tipo de enfermedad es que suele aparecer en episodios depresivos de unas dos semanas de duración. Estos episodios depresivos (que pueden durar meses o incluso años) pueden intercalarse con períodos de tiempo en los que el estado de ánimo es normal.

Al no existir fase de manía en este tipo de depresión, se encuadra dentro de los episodios conocidos como unipolares.

¿Qué sintomas más comunes tiene la depresión mayor?

Basándonos en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM IV TR), estos son los síntomas más comunes del trastorno depresivo mayor:

  • Estado de depresión casi todos los días, durante la mayor parte del día
  • Pérdida de la capacidad de disfrutar de las actividades que antes resultaban satisfactorias
  • Reducción o aumento de peso
  • Pérdida de autoestima
  • Pérdida de la capacidad de conciliar el sueño con normalidad (Insomnio) o todo lo contrario, una excesiva, constante e involuntaria capacidad para dormir (hipersomnia).
  • Dificultad de concentración
  • Dificultad en el proceso de toma de decisiones
  • Sensación de culpa
  • Fatiga, cansancio, sensación de sueño o falta de energía
  • Pensamientos con tendencias suicidas
  • Agitación psicomotora (es un síndrome inespecífico que se caracteriza, principalmente, por una alteración del comportamiento motor) o retraso psicomotor

Según el manual diagnóstico del que hablábamos es necesario que se den, como mínimo, cinco síntomas de los expuestos en un período de tiempo de 2 semanas que reflejen un cambio en base a la actividad previa. Y uno de los síntomas debe ser o sensación depresiva o pérdida de la capacidad de disfrutar o sentir placer.

Tipos de depresión mayor

Existen dos tipos de depresión mayor, que son:

Depresión mayor de único episodio: es la depresión que se produce, generalmente, a través de algún acontecimiento o experiencia y sólo tiene un episodio durante toda la vida.

Depresión de repetición o recidiva: Se produce cuando los episodios depresivos se repiten en dos o más ocasiones. La separación entre la aparición de un episodio y otro debe ser de, por lo menos, dos meses en los que no aparezcan los síntomas mencionados.

Trastorno distímico

La distimia o trastorno distímico se asemeja a la depresión mayor, porque es una depresión de las conocidas como unipolares, es decir, no presenta una fase maníaca y también se caracteriza por sensación de tristeza o malestar durante la mayor parte del día, impidiendo al paciente vivir con normalidad.

La diferencia es que es un tipo de depresión menos grave que el trastorno depresivo mayor.

Para que la depresión se considere como distimia, los síntomas que debe padecer el paciente son: malestar durante prácticamente todo el día y en un período de tiempo que abarque por lo menos los 2 años.

¿Qué síntomas tiene la distimia?

Los síntomas más comunes de la distimia son:

  • Sensación de falta de apetito o aumento excesivo del mismo.
  • Falta de sueño (insomnio) o exceso del mismo (hipersomnia)
  • Cansancio, falta de energía o fatiga
  • Pérdida de autoestima
  • Dificultad a la hora de tomar decisiones y problemas para concentrarse
  • Desánimo y desesperanza

Trastorno bipolar o depresión maníaca

La depresión maníaca, también conocida como bipolaridad o trastorno bipolar, se encuadra dentro de los tipos de trastornos del estado de ánimo. Aunque lo incluyamos y lo clasifiquemos como una depresión más dentro de los tipos de depresión, la bipolaridad combina fases depresivas con fases maníacas. Es decir, se caracteriza por los extremos altibajos que padece el paciente.

El trastorno bipolar es una enfermedad seria, y no debe confundirse en ningún caso con la falta de estabilidad emocional o falta de madurez de la persona.

El tratamiento de la bipolaridad difiere del tratamiento de la depresión, en este caso necesitaríamos estabilizadores del ánimo, como el litio (si quieres conocer más sobre estabilizadores del ánimo aquí)

¿Qué síntomas padece quien sufre de depresión maníaca?

Estos son los síntomas más comunes de la depresión maníaca o bipolaridad:

Síntomas de la fase depresiva:

  • Sensación continua y constante de tristeza o malestar
  • Sensación de desánimo y desesperanza
  • Pérdida de autoestima
  • Sensación de inutilidad e ineptitud
  • Sensación de culpabilidad
  • Pensamientos de suicidio
  • Incapacidad de disfrutar
  • Problemas relacionados con el sueño, como el insomnio o la hipersomnia
  • Aumento o pérdida de peso
  • Aumento o pérdida de apetito
  • Falta de energía, así como fatiga o cansancio excesivo
  • Dificultad para concentrarse y tomar decisiones de forma adecuada
  • Irritabilidad constante
  • Molestias físicas continuas

Síntomas comunes en la fase maníaca:

  • Exceso de ego o autoestima
  • Fases cortas de descanso y sueño
  • Peor capacidad de concentración y una mayor irritabilidad
  • Mayor implicación en actividades que provocan placer, que desatan la adrenalina o provocativas/problemáticas (como por ejemplo conducción temeraria, abuso del alcohol y de las drogas o una promiscuidad sexual mayor de lo habitual)
  • Aumento de la velocidad de habla y locuacidad y mayor molestia e irritabilidad ante posibles interrupciones
  • Euforia y excitación de forma continua
  • Cambios bruscos del estado de ánimo, por ejemplo pasar de triste a feliz, de feliz a enfadado, de enfadado a triste y de triste nuevamente a agresivo o irritado.
  • Un aumento de la sensación de energía
  • Un aumento de la líbido y deseo sexual
  • Pérdida del sentido común (sobre todo en personas que eran sensatas)

Trastorno depresivo estacional (o también llamado SAD)

Este tipo de depresión se caracteriza fundamentalmente por darse únicamente durante una época o estación del año que, generalmente suele coincidir con la estación de invierno. Los síntomas se empiezan a presentar a finales de otoño y se van agravando con el inicio del invierno.

Es un tipo de trastorno que presenta síntomas parecidos a los ya vistos.

¿Qué tipos de síntomas se presentan en el trastorno depresivo estacional?

Los síntomas más comunes de este trastorno son:

  • Desánimo y desesperanza continuos
  • Aumento de peso correlativo a un aumento del hambre y apetito
  • Dormir de manera excesiva
  • Menor capacidad de concentración
  • Disminución de la energía y mayor sensación de fatiga
  • Pérdida de capacidad de trabajar o de tomar decisiones correctas en el trabajo
  • Pérdida de interés en aficiones
  • Una mayor presencia de aislamiento y falta de contacto social
  • Movimientos corporales más lentos de lo habitual
  • Sensación de tristeza
  • Mayor irritabilidad

El SAD también tiene una variante muy común y les sucede también a un gran número de personas y es cuando se produce pero, en vez de en invierno, en verano. Para esta variación, los síntomas suelen ser:

  • Falta de sueño
  • Mayor irritabilidad
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso
  • Ansiedad

Depresión con síntomas psicóticos o depresión psicótica

No se puede considerar a la depresión psicótica como a un tipo de depresión al uso. La depresión psicótica es más bien una derivación o subtipo de depresión que se caracteriza por presentar síntomas depresivos combinados con los síntomas presentes en enfermedades psicóticas (como por ejemplo delirios o alucinaciones).

Es decir, cuando se produce algún tipo de depresión grave y el paciente comienza a padecer síntomas piscóticos, entonces estaríamos hablando de depresión psicótica.

Depresión posparto o posnatal

La depresión posparto (también conocida como depresión posnatal) generalmente se encuadra dentro de los tipos de depresión comunes. Es la depresión que padecen las mujeres tras dar a luz y suele darse poco después del parto (en general, suele darse dentro de los tres primeros meses después de parir, aunque se han llegado a dar casos en los que la depresión posnatal se presenta al año de haber dado a luz).

Causas comunes de la depresión posparto

Algunas de las causas más comunes de este tipo de depresión son:

  • Cambios a nivel físico y hormonal a consecuencia del parto
  • Problemas relativos a las relaciones sociales
  • Problemas en el ámbito laboral
  • Una reducción del tiempo que disponen para ellas
  • Un aumento drástico del estrés
  • Un alto gasto económico
  • Problemas con el ciclo de sueño y de vigilia
  • Preocupaciones acerca de la maternidad

Y estos son todos los tipos de depresión, si te ha gustado, nos harías un gran favor si lo compartes y así puedes ayudar a conocidos, familiares y amigos.

¡Hasta la próxima!

A %d blogueros les gusta esto: