Saltar al contenido
Tipos de

¿Qué son los seguros de decesos?

Un seguro de decesos cubre los gastos que se generan del sepelio (con sepelio nos referimos a las ceremonias religiosas propias del entierro) o la repatriación.

En el momento del fallecimiento de una persona, además de la tristeza que embarga a familiares y amigos, también hay que realizar una variedad de gestiones que acarrean numerosos gastos.

Por ejemplo gestiones con la Seguridad Social, la Administración o gastos que puedan derivarse del traslado del fallecido si el suceso ha ocurrido fuera del domicilio habitual, son de lo más común en estas situaciones y para hacer frente a estos incidentes existe el seguro de decesos.

Es decir el seguro de decesos se plantea como la solución más acertada para cubrir los gastos del fallecimiento y no dejar cargas económicas a los familiares más cercanos.

Pero antes de nada…

¿Qué es el seguro de decesos?

El seguro de decesos es el seguro que cubre los gastos del sepelio y gestiones derivadas (seguridad social, administración…), lo que permite a los familiares no correr con las cargas económicas en un momento tan complicado. 

Generalmente, se contrata para ayudar a los familiares más cercanos, simplificando los trámites administrativos y burocráticos derivados de un sepelio, así como a evitar los elevados gastos del mismo.

Además de los gastos administrativos, el seguro puede cubrir todo tipo de gastos relativos al sepelio, como el ataúd fúnebre, todo lo relativo a la capilla ardiente o a la preparación del cuerpo del fallecido. También gastos como los que se generan del coche funerario de acompañamiento, los servicios religiosos, la sepultura o, incluso, el repatriamiento o traslado del fallecido.

¿Qué cubre el seguro de decesos?

En el seguro de decesos cuenta, como la mayoría de seguros, con coberturas básicas y coberturas opcionales. Vamos a desglosar a continuación las coberturas basicas y las opcionales, así como sus características principales y ventajas.

Coberturas básicas

Las coberturas básicas del seguro de decesos

Las coberturas básicas de este tipo de póliza dependerá de varios factores, como por ejemplo la compañía aseguradora o la localidad donde se vaya a contratar.

Aunque por lo general, las coberturas básicas suelen ser: 

1.- Prestación del servicio fúnebre

El servicio funerario o servicio fúnebre es una de las coberturas que incluye el seguro de decesos. El servicio funerario incluye: 

  • Féretro
  • Coche de acompañamiento fúnebre
  • Preparación y acondicionamiento del cadáver
  • Sudario
  • Resto de gastos derivados del entierro o incineración
  • En los casos de inhumación, el seguro de decesos tambien se cubre el nicho temporal, ya sea a perpetuidad o la sepultura, dependiendo del caso.
  • En el caso de incineración existe la posibilidad de que se incluya la urna.

Otras coberturas que se incluyen con el seguro básico son: 

  • La sala del tanatorio
  • El coche fúnebre de acompañamiento
  • Servicio religioso
  • Las flores
  • La lápida
  • Los recordatorios
  • Y dependiendo el caso, posiblemente también la autopsia
  • También se da la opción de que la persona asegurada (o, en caso de imposibilidad, los familiares) elija la funeraria y los diversos elementos del sepelio y la ciudad o localización donde se producirá este.

Particularidades del seguro de decesos

No obstante, dependiendo de la tradición de la ciudad, zona o lugar, las garantías que cubre el seguro serán diferentes. Es decir, si la costumbre o tradición de un lugar determinado son 2 coronas de flores, el seguro se hará cargo de las mismas, mientras que si en el lugar la costumbre son 3 coronas de flores, el seguro se hará cargo de 3 coronas.

El material con el que está fabricada la lápida (granito, mármol o cualquier otro material) también variará en función de lo que establezca el cementerio, en vez de tener en cuenta el deseo de los familiares.

También se cubren los conocidos como recordatorios, las esquelas en diarios o periódicos o el anuncio del fallecimiento, pero otros servicios como el libro de firmas o catering dependerá de la tradición del lugar seleccionado.

2.- Trámites burocráticos y administrativos

El seguro de decesos también cubre la tediosa gestión administrativa que se deriva del entierro o que los familiares tengan a su disposición un asesoramiento experto y personalizado en cuanto a las gestiones que se conocen como ‘post mortem’. Así, los familiares pueden preocuparse de las cosas realmente importantes en un momento tan difícil y olvidar el papeleo y dejar en manos de profesionales esta tarea tan farragosa.

Los trámites y gestiones administrativas que se suelen incluir son:

  • La gestión para poder obtener el certificado de defunción
  • La gestión relativa a la solicitud para la obtención de la pensión de viudedad, de orfandad y otras pensiones como las de jubilación o invalidez
  • La inscripción en el Registro Civil
  • La gestión relativa a la obtención de la baja del INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social)
  • La obtención de la baja en el libro de familia
  • La correcta atribución de la herencia
  • La partida de defunción y la de testamento
  • La conocida como Fe de vida
  • El certificado de convivencia, es decir, el certificado de que una pareja vive en el mismo piso

Estas son las coberturas básicas que suelen cubrir todos los seguros de decesos pero, ¿qué hay de las opcionales? Las coberturas opcionales varían en función del lugar y de la compañía aseguradora. No obstante, a continuación vemos las principales coberturas opcionales con las que suelen contar todos los seguros de decesos.

Coberturas opcionales de los seguros de decesos

En un principio, el seguro de decesos se limitada a cubrir el entierro y los gastos que se generaban en consecuencia. No obstante, los seguros han ido avanzando y evolucionando en función de las necesidades de la sociedad y, en este caso, las pólizas de decesos se han encaminado a una gestión íntegra del accidente. Fruto de esta evolución y adaptación a las necesidades sociales, las compañías de seguros, además de ofrecer las coberturas básicas expuestas, también ofrecen una amplia y variada gama de coberturas opcionales que pueden emplearse. Vamos a ver las más comunes.

1.- Traslado en caso de fallecimiento

Estos seguros pueden cubrir el traslado de la persona asegurada y de su acompañante o cónyuge en el caso de fallecer en un lugar diferente al de su residencia. Este desplazamiento se suele dar cuando el fallecido se encuentra en un lugar fuera de su residencia pero dentro del propio país o, por contra, cuando la persona se encontraba en un viaje al extranjero.

Esta cobertura se suele contratar por parte de gente que emigra a otro país por necesidades laborales, familiares o de cualquier otra índole, pero que quieren ser enterrados en su país a pesar de no residir en el mismo.

Esta cobertura se suele incluir en la mayoría de compañías aseguradoras como cobertura opcional.

2.- Cobertura de accidentes

Las compañías de seguros suelen permitir la contratación de la cobertura de accidentes junto a la póliza de decesos. En el caso de contratar la cobertura de accidentes, la aseguradora indemnizará al asegurado en el caso de que el asegurado haya sufrido invalidez a causa de un accidente o indemnizará al beneficiario en el caso de que el accidente haya ocasionado el fallecimiento del asegurado.

3.- Otras posibles garantías

Las que acabamos de listar son algunas de las coberturas opcionales que suelen ofrecer las aseguradoras, sin embargo, cada compañía puede ofrecer diferentes coberturas junto al seguro de decesos. Algunas de las más relevantes son:

-Realización del testamento de forma online

-Envío de la medicación pertinente

-Asistencia médica en domicilio

-Hospitalización como consecuencia de una operación o intervención quirúrgica

-La protección de pagos

-El transporte de un familiar al hospital para que acompañe al asegurado durante su ingreso en el mismo

¿Qué capital se asegura en Decesos?

El capital asegurado en las pólizas de decesos depende en gran medida de dos variables: en primer lugar dependerá del lugar donde se realice el entierro y, en segundo lugar, depende de las coberturas opcionales contratadas. De este modo, en ciudades como Madrid o Barcelona, donde el coste del sepelio y servicio fúnebre es alto, el capital asegurado será mayor que en otras zonas donde el coste de este servicio es más bajo, como en Castellón o Tenerife.

En lo referente al pago de la prima del seguro, la mayoría de las empresas aseguradoras permiten hacerlo de forma mensual, trimestral, semestral y anual, a pesar de que algunas de estas compañías imponen una cantidad mínima para los diferentes abonos.

Son seguros de tipo vitalicio, es decir, una vez se contratan la duración finaliza cuando se da el fallecimiento del asegurado o hasta que éste decida cancelar la póliza de decesos. En el caso de que el asegurado tome la decisión de cancelar la póliza, algunas compañías otorgan la posibilidad de que se recupere el pago de la prima que se ha realizado, aunque para esto suelen estipularse varias condiciones y suelen dar un período de 12 meses, en los que podrás activar de nuevo la póliza del seguro de Decesos.

De hecho, si una vez se ha producido.y finalizado el sepelio no se ha requerirdo todo el capital que se había asegurado, cabe la posibilidad (aunque no siempre es así) de que la aseguradora devuelva el importe restante a los familiares del asegurado.

¿Cómo se abona la prima del seguro de Decesos?

Antes hemos hablado del plazo en el que se abona la prima de seguros (que puede abonarse de forma mensual, trimestral, semestral o anual) y ahora vamos a hablar de los 4 tipos diferentes de tarifas que existen para pagar la prima de la póliza de decesos, que son:

Tarifa constante o nivelada

Esta modalidad o tarifa se caracteriza por pagar una prima fija a lo largo de los años y la vida de la persona asegurada, es decir, estamos hablando de una prima invariable a lo largo del tiempo.

Tarifa variable o natural

Con la tarifa natural hablamos de un abono que consiste en una prima mayor conforme el asegurado cumple años. Es decir, se va incrementando la prima en función de la edad del asegurado. Este aumento suele estipularse previamente, aunque dependerá de la aseguradora.

Tarifa mixta

La tarifa mixta es una mezcla entre la modalidad nivelada y la modalidad variable. En este caso, la prima del seguro se va incrementando progresivamente en función de la edad, pero sólo se aumenta la prima hasta que el usuario alcanza los 60 años. En este momento la prima se vuelve nivelada o constante, es decir, a partir de los sesenta años la prima no varía con el tiempo.

Tarifa única

La tarifa única consiste en pagar la totalidad de la prima en un único pago. Esta tarifa única otorga la posibilidad de que la persona asegurada realice un único pago y obtenga una cobertura vitalicia.

A las personas mayores de 70 años, por lo general, suele ser la única modalidad de pago que les ofrecen la mayoría de aseguradoras.

¿Quienes pueden contratar un seguro de decesos?

Depende donde quieras contratarlo. Por ejemplo, en España necesitas tener residencia española para poder contratarlo. Lo más importante es que estos seguros se pueden incluir dentro de una póliza de Asistencia Familiar, o bien, se puede contratar en un seguro de Decesos individual o para toda la familia, por lo que se ofrecen diferentes posibilidades para asegurar a todas las familias, e incluso elegir una localidad diferente para cada uno.

En muchos casos, el seguro de Decesos que contrata un asegurado puede aplicarse a los descendientes del mismo cuando estos descendientes se consideran nasciturus, es decir, cuando el ser humano todavía se encuentra en el período de gestación. También cubriría en los casos en los que el descendiente del asegurado hubiese fallecido antes de cumplir los 30 días desde el día de su nacimiento.

¿Pero qué excluyen y que períodos de carencia tienen los seguros de decesos?

Las pólizas de seguros de Decesos suelen tener un período de carencia, es decir, un período en el que tienes que estar pagando el seguro pero en el que no disfrutas las ventajas del mismo. Es decir, por ejemplo, en los seguros médicos, estos períodos se establecen para que los asegurados no den de alta el seguro, se traten de la dolencia determinada (por ejemplo, una caries) y luego se den de baja del seguro.

En este caso, los seguros de decesos suelen tener un período de carencia (que establecerá cada compañía) excepto en el caso de que el fallecimiento se haya producido como causa de un accidente.

¿Qué excluyen los seguros de decesos?

Por norma general, los seguros de decesos excluyen el fallecimiento que se produce en consecuencia de la siguientes causas:

  • Catástrofes nucleares
  • Catástrofes naturales
  • Radiaciones
  • Actos de guerra
  • Actos relativos al terrorismo
  • Por disturbios

En lo relativo al fallecimiento por causa voluntaria del asegurado, la mayor parte de compañías aseguradoras lo excluyen del seguro, mientras que en otros casos se aplican períodos de carencia que pueden superar el año.

En conclusión, ¿por qué contratar un seguro de decesos?

Los seguros de decesos se contratan cada vez con mayor asiduidad. Esto se produce por dos motivos principales:

  • Porque hay una gran preocupación por no dejar cargas a los familiares una vez se fallece y por esto aumenta la contratación del seguro de vida y del seguro de decesos.
  • Porque se quiere evitar a los familiares la organización, gastos y trámites administrativos que se derivan del fallecimiento de un familiar.

Las coberturas básicas con las que cuenta este seguro, así como las posibilidades que se ofrecen a la hora de realizar el abono de la prima y la posibilidad de ampliar con coberturas adicionales siempre que se necesiten, convierten al seguro de Decesos en una opción muy importante a valorar para poder evitar cargas a la familia y a los seres más queridos.

 

A %d blogueros les gusta esto: